9 razones para soñar lúcidamente – parte 1

Considero que todo el mundo debería aprender acerca del sueño lúcido en algún momento de su vida. El  sueño lúcido es  un intensamente aumentado estado de conciencia de sí mismo, en el todos los sentidos están activados; es una experiencia humana única.

Es más, el sueño lúcido ofrece beneficios profundos que nos afectan, independientemente de cual sea nuestra cultura, creencias o circunstancias de la vida. En última instancia, creo que estos beneficios juntos podrían jugar un papel fundamental en el avance de la raza humana, si conseguimos que todos lo pudieran  dominar.

Razón # 1: El sueño lúcido nos proporciona una libertad sin límites

Escapar es probablemente la única razón por la que la mayoría de las personas inicialmente persiguen tener sueños lúcidosreunirse con su ídolo, recrear un día en la vida de Jack Bauer, o volar como un águila sobre un paisaje impresionante.

Es una motivación perfectamente válida para tener sueños lúcidos. Todos tenemos deseos insatisfechos y la lucidez es una manera maravillosa de experimentar situaciones extraordinarias con un realismo sorprendente. El sueño lúcido crea una libertad sin límites y permite el escapismo. Como un experimentado onironauta, puedes manifestar cualquier cosa que quieras en el sueño. Es muy emocionante, muy creativo.

Muchas personas nunca superan su deseo de escapismo en los sueños lúcidos. Lo importante a recordar – por lo menos de vez en cuando es ir más allá de la novedad y ser capaz de ver el potencial de la conciencia al soñar, tal como realmente se revela.

Razón # 2: El sueño lúcido revela el increíble poder del cerebro

¡Echa un vistazo a tu alrededor en este momento! Me refiero a que mires realmente. ¿Algo de esto es de verdad? ¿Cómo es posible que se pueda ver todo con tanto detalle? ¿Qué procesos se producen en el cerebro para hacer posible la visión? ¿Qué pasa si alteras el procesamiento de la información y de las cosas que puedes ver se convierte en algo menos tangible? ¿Lo que es real para ti es lo mismo que lo que es real para mí?

Cuando te vuelves consciente en el estado de sueño, tienes una oportunidad asombrosa para experimentar un mundo vivo y tangible en el sueño que no es del todo real. Es una expansión mental.

Sólo considere eso: en el estado de sueño, donde tu cuerpo está procesando sólo pequeñas cantidades de los estímulos externos, tu mundo interno sigue siendo tan rico como siempre. Tu cerebro reproduce de forma realista un mundo con casas, árboles, la gravedad, el aire, las emociones, los átomos (de hecho cualquier cosa que puedas imaginar) y todo se siente muy, muy real.

Aunque limitado al ámbito de la experiencia y la imaginación inconscientes, el mundo del sueño lúcido es un lugar sensacional con una capacidad extraordinaria para imitar la realidad. Este fenómeno especial, reservado sólo para aquellos lo suficientemente audaces para ahondar en este extraordinario estado de conciencia, proporciona una forma segura y natural para explorar las profundidades de la conciencia humana.

Tiene el potencial de alterar la forma en que consideramos el mundo que nos rodea para el resto de nuestras vidas.

Razón # 3: El sueño lúcido nos lleva a cuestionar la naturaleza de la realidad

Cuestionar la naturaleza de nuestra percepción nos lleva naturalmente a cuestionar la naturaleza de la realidad – es decir, el mundo tal como existe a nuestro alrededor. Algunas filosofías sugieren que la conciencia crea la realidad. ¿Podemos probar esta idea en un mundo de sueños lúcidos, donde el sueño y la vigilia se ven alteradas por la conciencia?

¿Cuál es la realidad de todos modos? ¿Es el universo físico, la única realidad que vale la pena aceptar como “verdadero“? ¿Nuestra existencia emana de otro universo? ¿Somos como el gato de Schrödinger?

Estas son cuestiones teóricas importantes que sólo pueden realmente ser ponderadas al pensar fuera de la caja del pensamiento cotidiano. Y el sueño lúcido es una plataforma útil a partir de la cual podemos reflexionar sobre nuestra experiencia de la realidad. Por ejemplo, nos podemos preguntar:

¿Son los sueños un tipo de realidad o irrealidad? ¿Por qué nuestros sueños desobedecen las leyes fundamentales de  causa y el efecto? ¿Qué pueden nuestros sueños revelar acerca de la naturaleza de la realidad física? ¿Cómo podemos usar nuestros sueños lúcidos como una lente en nuestra experiencia de la conciencia?

Por supuesto, no podemos tener respuestas definitivas. Todo lo que podemos hacer es teorizar. Pero creo que es muy emocionante usar los sueños lúcidos como una segunda vida; como una experiencia comparativa para reflexionar sobre esta realidad de vigilia.

Son, de hecho, probablemente lo más lejano que se puede viajar fuera de nuestra experiencia de vigilia al tiempo que se conserva la claridad de pensamiento. ¿Qué vas a hacer con esa capacidad asombrosa?

Razón # 4: El sueño lúcido es una línea directa de comunicación con la mente inconsciente

Los soñadores lúcidos pueden hablar, literalmente, con su propia mente inconsciente en el ensueño.

Una vez tuve una pesadilla, en la que yo estaba siendo arrojada por una figura oscuro por un estrecho pasillo. Yo no estaba lúcida al principio, aunque era lo suficientemente consciente para sentir dolor y cada golpe realmente me dolía. Después de dos o tres golpes tuve la visión consciente de preguntarme si estaba soñando. Por supuesto que lo estaba. No perdí un momento; me dirigí a la silueta del hombre y lo agarré por los hombros.

¿Por qué me haces esto?” grité. Su agresividad se volvió inmediatamente en tristeza y una frustración infantil. “No puedo integrar esto”, dijo, y empujó un bloc de notas en mis manos.

Él había garabateado las palabras “ser amado, amarte a ti mismo“, en referencia a un debate filosófico que había estado teniendo ese mismo día: ¿Es más importante ser amado por otra persona, o para aprender a amarte a ti mismo?

Claramente, mi conclusión estaba en desacuerdo con mi inconsciente. No había absolutamente ningún simbolismo necesario. Mi niño interno estaba actuando como en una rabieta masiva y demandaba mi atención. Sin embargo sólo cuando estoy lúcida tengo la oportunidad de resolver estos problemas cara a cara.

En lugar de temer la figura puntiagudo o querer desterrarla sentí empatía por él. Él no lo había entendido.

Así que le expliqué mis razones, como si fuera un niño. Esto le alivió, tanto física como emocionalmente, la criatura me dejó y me desperté sin el temor del elemento infantil que surgió de mi yo inconsciente.

Continuará…

Rebecca Turner: World of Lucid Dreaming

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s