Érase una vez un curso presencial en la escuela

Lo cierto es que hemos disfrutado juntos enormemente en este primer curso presencial que ha tenido lugar en la Escuela. Es difícil de describir el ambiente que se genera cuando se trabaja en armonía en grupo.

Mi vivencia ha sido extraordinaria, pero claro, ¿que voy a decir yo…? Mejor os escribo lo que han dicho los alumnos con sus propias palabras….

Después de haber hecho el curso introductorio de la escuela por Telegram, no me lo pensé mucho cuando vi la oportunidad de poder hacer allí un curso presencial. Se contemplaba la posibilidad de ir gente que ya se conociera, así que nos plantamos allí cuatro amig@s un fin de semana largo.

Durante esos tres días nos atendió un fantástico anfitrión que además de enseñarnos, mostrarnos técnicas y responder pacientemente a las muchas preguntas que teníamos, supo hacer también dos cosas más: ver lo que le faltaba a cada uno y darnos más fuerza como grupo.

Es muy interesante conocer gente en una actividad así, pero también puede serlo redescubrir desde este trabajo a quien ya conoces, creando unas bases sobre las que seguir acompañado.

Si quieres ir rápido ve tú solo, si quieres llegar lejos busca compañía.

Jorge hizo lo que estaba en su mano para acercarnos parte de lo que sabe. La única pega es que entre lo fascinante de lo que hacíamos, lo idílico del sitio y que había que cuidar los sueños, pasara todo tan rápido.

Nos hemos llevado un recuerdo que continuamente se actualiza y pautas para seguir. Lo que viene ahora ya es cosa nuestra, aunque el que empezó a enseñarnos no deja de acompañarnos en el camino.

Eso sí, ponte el cinturón, que vienen curvas.” – Oscar

IMG_20150726_132338

 Posiblemente fuera a causa del poder del grupo. O tal vez las conversaciones en la piscina. O la luz de los atardeceres.
No sé, tal vez la practica ininterrumpida desde la mañana a la noche y otra vez la mañana y… Puede que fuera la paciencia y la generosidad del maestro, su sincero afán por enseñarnos, por motivarnos. O las sorpresas, o las risas. O los miedos.
Difícil elegir.
Me quedo con lo que me traje: ganas enormes de seguir y un corazón agradecido.” –  Marien
En mi caso la experiencia del curso estuvo muy por encima de lo que pensaba.
Aunque, sinceramente no sabía muy bien donde me metía pensé, “bueno, me voy dos días con tres personas a las que aprecio y quiero mucho, así que… por qué no?” Para mi absoluta gratitud no sólo fue eso (¡que también!), sino mucho más.
Al llegar a esa pedazo de casa de ensueño, Jorge nos recibió superbien. Nos aposentó en nuestras habitaciones y baños particulares y nos ofreció un cocktail de frutas de bienvenida (que por cierto esta buenísimo). El caso es que estuvimos comodísimos en los tres días casi completos que duró el curso.
Esa misma tarde Jorge empezó a hablarnos del tema de lo que habíamos ido a aprender y estuvo dándonos clase durante los tres días. En absoluto se hizo pesado porque también tuvimos temas de conversación más “mundanos” entre chapuzón y chapuzón en la piscina.
He aprendido muchas cosas (teóricas y prácticas) sobre la iniciación de los sueños lucidos.
Las frutas y verduras de la cooperativa estaban sencillamente fuera de lo corriente. Durante esos tres días creo que he comido más sano que en mi vida.
 
El resultado final es muy positivo porque:
  • salí de la escuela muy motivado para llegar a conseguir el sueño lúcido
  • me lo pasé bien con mis tres amigos
  • pude conocer a Jorge como persona, maestro y amigo
  • comí muy bien, sabroso y sano (¡gracias Maribel y Marien!😘)
  • En definitiva, fué una especie de curso-vacaciones perfecto para desestresarse a la vez que crecer y iniciarse o avanzar (según cada cual) en los Sueños Lúcidos.
Gracias otra vez Jorge” – Pau
DSC_0026
De vez en cuando la vida te da la oportunidad de abrir un poco más las puertas de la mente. Durante el fin de semana en la Escuela de Sueños Lúcidos las puertas se abrieron de par en par.
Intenso, interesante, novedoso pero, por encima de todo, emocionante. Volví a casa con la vibrante sensación de que nada volverá a ser lo mismo. Un universo inexplorado por mi aún, me espera….Y me lanzo a él con la confianza de contar con el mejor de los maestros.” – Maribel
Ejem, ejem difiero en esa última parte, el mejor maestro siempre es uno mismo, pero sienta muy bien que te lo digan de esa manera. Gracias chic@s !
Un abrazo
Jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s