Sueños lúcidos: Fantasías oníricas que superan la realidad virtual

Os  comparto un artículo en el que colabore…

¿Una cena con Dalí o sexo con una celebridad? ¡Tú decides! Conoce este fenómeno de los sueños que podría ser la ventana a tus experiencias más excitantes.

Sentí que mi cuerpo vibraba, eran pequeños corrientazos que circulaban desde mi cabeza hacia mis pies, como intentando tejer una figura ovalada. Sonaba una canción mezclada con interferencias que parecían salir de una radio vieja. Me reconocí cuestionando de dónde provenía porque no había dejado nada encendido antes de acostarme. La música se escuchaba muy cerca, tan cerca que advertí que el sonido provenía de mi propia cabeza “¡Estoy soñando!” me dije, y de inmediato el susto me hizo despertar de un sobresalto.

Me quedé acostada, inmóvil y un tanto aturdida. Mientras dormía, por unos segundos me había percatado de que estaba soñando. Fue raro. Luego entendería que había rozado el umbral de un sueño lúcido. Apenas la punta del iceberg, pero suficiente para despertar mi curiosidad.

A diferencia de un sueño común, en uno lúcido el soñador toma conciencia de que está soñando. Este logra un estado de conciencia similar al de la vigilia y al darse cuenta puede manipular sus acciones, los personajes, la narrativa y el ambiente dentro del sueño. Imagina que estás en un videojuego y vas moviendo el joystick a tu antojo. Similar a eso es la experiencia de un onironauta, como se llama a estos soñadores. Una noche vuelan hacia lugares recónditos, otra tienen una conversación estimulante con Dalí, y la siguiente, tienen sexo con la celebridad del momento. ¡Todo eso mientras duermen!

“En uno de mis primeros sueños lúcidos andaba con un amigo, íbamos en nuestras motos hacia la cima de una montaña. Cuando llegamos al tope me dijo ‘sabes que esto es un sueño, ¿verdad?’ Y él, sin pensarlo, saltó desde el borde del precipicio. Mi corazón comenzó a latir como loco. Miré hacia todos lados y no lo vi. Entonces pensé… ‘Sí, esto es un sueño’, estaba muy consciente de ello. Me tomó un tiempo tomar el coraje para saltar y cuando lo hice fue impresionante. Volé a través de todo tipo de paisajes. Sentí una intensa sensación de libertad.”

Esto me responde Andy en un foro mientras conversamos sobre las sensaciones que provocan estos sueños. “Es una sensación muy vívida, pero nebulosa. Como ser espectador de una película y a la vez asumir el rol de director” replica Joy.

Desde los Upanishads hindúes, por siglos, se han deshilvanado los misterios de este fenómeno poco comprendido que ha capturado la atención de la población por fuera del campo científico porque diversos estudios han demostrado que, si bien para algunos ocurre como un evento espontáneo, con un entrenamiento adecuado es posible aprender a tener este tipo de sueños.

“En potencia todas las personas tienen la capacidad para tener sueños lúcidos. Claro, hay que estar dispuestos a realizar el trabajo que supone desarrollar estas destrezas” me comenta Jorge Martínez, onironauta por más de 20 años y fundador de la Escuela de Sueños Lúcidos de Petrer, en Alicante, España. Continúa diciendo que las estadísticas hablan de que casi un 30% de las personas ha tenido al menos un sueño lúcido en su vida, con mayor probabilidad de que haya ocurrido en la infancia. También afirma que en muchos casos el proceso de aprendizaje conlleva trabajar creencias o trabas morales que impiden la entrega total a la experiencia.

¿Por qué querría alguien aprender a tenerlos? Le pregunto indagando sobre posibles beneficios. “¿Cómo te sentirías si supieras que puedes salir a la calle y empezar a volar en la dirección que quieras? Y ahora piensa ¿cómo repercutirían esa libertad y esa felicidad en lo que tu llamas tu vida (de vigilia)?”, me bombardea con estas preguntas. Y es que un sueño lúcido puede ser utilizado como una especie de simulador, convirtiéndose en una herramienta práctica. Debido a que nada puede dañarnos en los sueños, podemos arriesgarnos a resolver situaciones de una manera inusual o desconocida, lo que deriva en una mayor comprensión de nosotros mismos y de nuestra relación con el entorno.

El libro Explorando el mundo de los sueños lúcidos de Stephen LaBerge es una buena referencia de partida si como yo sientes motivación por llegar a esta vivencia onírica sin sustos de por medio. En él, este psicofisiólogo norteamericano, pionero en la investigación sobre dichos sueños, aporta una guía de acciones necesarias para llegar a tenerlos y saber cómo aprovecharlos. Allí sugiere que uno de los primeros pasos a incorporar a la práctica es mantener un diario de sueños, lo que también afianzará nuestra habilidad para recordarlos.

“Aunque hablar de beneficios para la vida implica un uso orientado a la vigilia como si esta fuera la más importante de las experiencias de las personas, digamos que muchos onironautas tenemos la percepción contraria”.

Ahora Jorge me ha dejado pensando si mi día a día es, en realidad, lo más importante de mi día a día.

John, quien desde hace 10 años es onironauta, me cuenta que a menudo se entretiene con los pequeños detalles. “Me llama la atención lo realista que se ven las cosas más simples, como explorar una hoja entre mis manos, observar las arrugas en la cara de alguien, o quedar fascinado con la precisión de las costuras de una ropa. He volado, he luchado contra vampiros y todo eso, pero los mejores sentimientos que he tenido en mis sueños lúcidos surgen cuando hago un hiper análisis de ese mundo y pienso en la posibilidad de que mi vida de vigilia sea… otro sueño”.

Varios coinciden en que las palabras se quedan muy cortas para describir el realismo de lo que experimentan. El psicólogo británico Keith Hearne cree que podría llegar a ser la TV del siglo XXI. “Es asombroso que tengamos este sistema de realidad virtual incorporado” comenta Hearne en una entrevista para Motherboard. “Y es mucho más que eso, porque viene con sensaciones que le hacen superior a cualquier sistema generado por computadora”.

Desde lo más extraño hasta lo más sublime, no hay dudas de que nuestro subconsciente nos adentra a un vasto espacio onírico por explorar. Y qué mejor manera que poder hacerlo en nuestros propios términos.

Articulo original

Un comentario en “Sueños lúcidos: Fantasías oníricas que superan la realidad virtual

  1. Es verdad, el sueño es el campo de pruebas. Mi reflexion desde mi experiencia es que el sueño es lo que sucede antes de la accion. En la vigilia las posibilidades juegan en segundo plano, nosotros enfocamos en un punto y el resultado de ese viaje o proyeccion pasa por un filtro o frontera al que se debe adecuar con el conjunto de percepciones interpretadas de lo que llamamos realidad. La realidad que es lo que es en cualquier momento, es diferenciada entre la convencion colectiva y la interpretacion personal hija de ese colectivo. Estar en un sueño es estar en el origen de un estado del campo emocional en donde se diluyen las fronteras con el cuerpo, el pensar, el observador.
    El campo o dimension de ese mundo onirico es lo que somos en potencia y los limites en ese campo pertenecen a lo creemos que somos.
    Una idea puede funcionar en diferentes dimensiones, y es una concentracion que como un cuerpo, una celula, tiene una piel o limite o frontera y tambien un territorio, es tangible porque se necesita una diferenciacion lo suficientemente solida o persistente para ser agrupada y relacionada.
    El impulso inicial o energetico de la idea es direccionado por el observador con sus impulsos naturales, deseos, necesidades y construido en el tiempo con el intelecto, entonces la potencia se transforma en posibilidad en donde la voluntad de accion crea probabilidad hasta que se concreta.
    Esa concrecion puede llevar un instante o cientos de años o mas, como puede suceder con la creacion de un ideal de perfeccion o utopia, todo dependera de la superacion de las condiciones del territorio, o sea, eperimentado su verdad, y si es correcta o no.
    Entonces una idea falsa o verdadera tiene relevancia siempre desde el aspecto creativo, no existe distincion, ya que poseen tangibilidad potencial y se juega en la relacion creativa. Si hace 300 años era impensable el volar fisicamente, tuvo que traspasarse una frontera limitante hacia otro territorio en donde se tuvo que ordenar para adaptar a los limites del gran territorio comprendiendo su naturaleza para materializar un sueño.
    Nosotros tambien somos una materializacion de un sueño y comprendiendo un poco nuestros automatismos como el del unir puntos o ideas, agrupar, identificar y relacionar, y ser directores y participes de un movimiento perpetuo y misterioso, veo que estamos todo el tiempo creando puentes, y quizas, trabajamos para hacer esos puentes entre esos dos mundos, mas cortos.
    Sin duda en el sueño es posible todo y se vive lo que se intuye en la vigilia, aunque hasta que no se concreta, hasta que no ordenamos y lo experimentamos en la materia mas materia no aplica correctamente, ya que se denota mas la diferencia en una contradiccion de dos mundos por lo que deriva en un desequilibrio en donde el peso recae en un solo lado.
    La concrecion es el puente terminado en donde pasamos del conocimiento al saber.

    Tal vez ayude un pequeño experimento,
    1.¿Como creamos un sistema de transformacion de energia libre desde un sueño?
    Bueno, para que aplique correctamente y se cree probabilidad se debe tener los conocimientos y la experiencia practica. Los minimos elementos.
    2.Sabemos que tenemos relacion colectiva incocientemente por lo que un grupo concentrado de personas acelerarian el resultado.
    3.El resultado descenderia mas claramente en el filtro mas claro. La idea como semilla de accion.

    Esta sugerencia posible nos percata de la confusion y desorden en los objetivos, del desequilibrio emocional que aplica efectivamente en la realidad con los elementos conocidos y acostumbrados en la sociedad. Tambien nos muestra el mundo de las imagenes de lo que es, las imagenes que hemos creado del mundo, de personas, de cosas y de nosotros mismos. Las imagenes son un reflejo disminuido y cercenado de lo que es en realidad. Esto nos muestra que la funcion del pensar crea concentraciones provisorias y necesarias, escalones temporales en donde aferrase lo suficiente para seguir, es un automatismo que afecta en el sentido de que el pensar se asocia con la energia que lo sustenta, y que muchas veces pasa desapercibida, aunque la expresion siempre refleja un origen emocional con su justificacion añadida, la necesidad del vacio o del lleno.
    La defensa violenta de los territorios es ocacionada por las personalidades temporales no desarrolladas, las que no han cruzado el puente de la realidad. Esa contradiccion puede ser resuelta en su mundo, en el sueño, enfrentandose a si mismo.

    Esto nos muestra que la comprension en el intercambio de informacion entre el emisor y el receptor siempre es limitada aunque no lo reconozcamos. En el sueño podemos jugar libremente con el Si y en la realidad jugamos tambien con el NO. Lo que se necesita para superar el No es solo comprobarlo. Ej: si aceptamos nuestra ignorancia volvemos al centro y para eso se necesitas un estado que lo promueva y es la humildad, o sea, decimos NO a la soverbia. En cualquier caso somos eso que sentimos.
    Esto nos demuestra que nuestra simpatia y empatia es ser o intentar ser el otro, con el otro o en el otro, y la simbiosis correcta solo nos la da la entrega diciendo No al control.
    Se decanta entonces que el control abarca el juicio y este el color del filtro y que la entrega es proporcional a la recepcion.
    Mi experiencia en sueños lucidos comenzo cuando enfrente la oscuridad en una pesadilla, digo esto por si le parece util a alguien. desde ese momento comprendi que en la oscuridad del hombre individual se encuentran las verdades del colectivo, los origenes y germenes de todo lo que hemos absorvido en generaciones y no hemos comprendido y aplicado.
    Esta telaraña de vida que puede traducirse e identificarse con palabras, conceptos o simbolos permanecen en lo mas profundo de nuestra memoria, los puntos son inseparables aunque al transformar el sentido de un punto se reestructura el orden general inmediatamente, y la practica cierra el circulo, aunque hay que reconocer que es una espiral porque asi podemos acceder a un segmento anterior o posterior, por lo que el concepto de memoria cambia, ya no esta relacionada solo al pasado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: