¿Cuanto dura la lucidez?

Un alto porcentaje de personas , mucho mayor de lo que cabria pensar a priori ha experimentado al menos una vez en la vida un momento de lucidez durante sus sueños.

La narrativa típica sería algo así como: “Cuando era niño soñaba repetidamente que me perseguía el coco y me sentía aterrado. El sueño se repetía con cierta frecuencia así que en uno de esos sueños cuando el monstruo me alcanzo, me repetí que era algo demasiado horrible y que no podía estar pasando, que era un sueño, acto seguido me desperté”.

En el momento de que ocurre la realización de que esta soñando, se ha entrado en un sueño lúcido. En la mayoría de casos sobreviene un despertar súbito, en el que el soñador recuerda perfectamente lo sucedido.

Se busca naturalmente el despertar como solución  a la situación que se esta viviendo durante el sueño. Si se es capaz de resistir el despertar se puede entrar en una experiencia onírica consciente que conocemos como sueño lúcido.

Otros soñadores , han buscado ir mas allá de ese momento.

Muchos de ellos quedan decepcionados del fenómeno porque después de cobrar lucidez la experiencia solo dura unos segundos y piensan; vaya con lo que me ha costado lograr la lucidez y la pierdo en un momento.

Esto sucede en la mayoría de las ocasiones debido a las fuertes emociones que conlleva la lucidez y al dejarse llevar por ellas despertando inmediatamente.

Comienzan a darse cuenta de que la lucidez es un equilibrio sutil entre el sueño y la vigilia. Y el mantener ese estado es un reto… o un arte.

 

En este punto debemos precisar para clarificar la cuestión que el tiempo percibido durante la experiencia se aproxima más a un tiempo psicologico en el que la duración de la experiencia parece extenderse entre 5 y 10 veces el equivalente al tiempo físico.

Esto se debe en parte a que conseguir algo o moverse en ese estado conlleva una pequeña cantidad de tiempo. Por consiguiente un periodo de tiempo corto se pueden realizar muchas acciones.

La percepción del tiempo puede diferir mucho entre los practicantes debido a este factor.

Para poder tener una información más objetiva  se han hecho estudios entre los onironautas en los que se les pide que cuenten los segundos durante el tiempo que permanecen lúcidos.

Los resultados son sorprendentes y muestran que utilizando este recurso el tiempo del sueño transcurre objetivamente de forma muy parecida a lo que sucede durante el estado de vigilia.

Es llamativo el hecho de que los varones tienen mas dificultades en mantener ese estado de lucidez mientras que las mujeres se mantienen con mayor facilidad. Otros aspectos de dichos experimentos nos muestran que a menos que se emplean técnicas especificas para la estabilización de la experiencia menos del 50 por cien de los sujetos logran exceder el minutos. Un tercio de estos mismos no llega a los 20 segundos.

Más allá de ese minuto de duración se requiere de cierta experiencia y del uso de técnicas especificas para prolongar el estado de lúcidez.

Utilizando las mencionadas técnicas se alcanzan con relativa facilidad el equivalente a dos minutos físicos.

Practicantes más experimentados pueden pasar de ese punto llegando en muchos casos a lograr experiencias en torno a los cinco minutos. Muchos de ellos son capaces de continuar la experiencia mas allá del despertar reingresando rápidamente al sueño REM y encadenando varias experiencias de larga duración .

Es de hecho esa capacidad de reentrada la que permite una aceleración del aprendizaje y del disfrute que conlleva  ya que permite maximizar el tiempo de entrenamiento  pudiendo llevar a cabo multitud de experimentos que incrementan su conocimiento practico.

Y seguro que os estáis preguntando, entonces ¿es ese el límite?

La respuesta es NO, se puede ir mucho más alla…

Si bien el limite teórico que nos dice la ciencia estaría fijado en torno a la duración del ciclo REM, en torno a una hora.

En este caso ello el practicante tiene que saber como ser capaz de superar los limites fisiológicos que el propio cerebro impone. Para lograr experiencias de esta índole se requiere un cierto nivel de experiencia, una fluidez en el manejo de los recursos que permiten mantener la lucidez así como un conocimiento fisiologico que permita mantener el nivel optimo de neurotransmisores en el cerebro durante un periodo de tiempo suficiente para que sea capaz de albergar y sostener la experiencia.

El resultado son sesiones de practica prolongada que suponen pasos de gigante y unos  un resultados óptimos.

 

¿Quieres aprender como hacer esto? Contacta en el 34694483431 y solicita tu ingreso al próximo curso; “La experiencia más allá de los limites fisiológicos”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .